La “locura” por los NFTs

Este 21 de diciembre la empresa británica de telefonía Vodafone puso en subasta el NFT (token no fungible) del primer mensaje de texto tipo SMS de la historia. Como se informa en en el periódico La Vanguardia, el comprador de pagará el artículo en Ether, la segunda criptomoneda más grande que existe. De acuerdo con Aguttes, la casa de subasta encargada del proceso, la cantidad de dinero estimada en esta puja estará entre los 100 mil y los 200 mil euros. Vodafone aseguró que las ganancias serán donadas a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Recientemente la empresa de televisión alemana Deutsche Welle hizo lo propio, subastando en el NFT de un video con las palabras “libertad” y “prensa”, con el objetivo de donar las ganancias la organización Reporteros Sin Fronteras. A propósito de todo esto valdría explicar lo que son las NFT.

Los NFTs son “objetos digitales” cuyo certificado de propiedad es rastreable.

Concretamente se trata de un contrato cuyas reglas se definen por códigos informáticos y puede ser atribuible a un objeto virtual o real. Estos representan activos que pueden ir desde tarjetas coleccionables, obras de arte digital, música, películas, entre otros. Los NFTs son activos digitales financieros, es decir, son depósitos de valor. Así como desde siglos atrás se le confirió valor a bienes tangibles como el oro, los sellos o las obras de arte, ahora se le otorgan esos valores también a bienes que podemos ver, pero no tocar. Los NFTs tienen la particularidad de ser únicos (no fungibles), es por eso que su forma de adquirir valor es comparable en gran medida con las obras de arte, de las cuales puede haber copias, pero sólo un propietario puede certificar la autenticidad de una pieza. Vale mencionar que los NFT son indestructibles porque están certificados por un contrato inteligente que no puede eliminarse o replicarse.

A diferencia de los productos culturales digitales que solemos comprar como la música, las películas o los libros (digitales o impresos), lo que se compra al adquirir un NFT es la propiedad absoluta de ese bien intangible.

La mayoría de los compradores de NFT son coleccionistas o especuladores que esperan más tarde poder vender sus valores para ganar dividendos. De igual forma que con las criptomonedas los NFTs se venden y compran en plataformas especializadas. Vale mencionar que el objeto que designa el NFT no es entregado necesariamente al propietario, pues lo que queda en en su potestad es el certificado registrado en una cadena de bloques (blockchain).

De acuerdo con un artículo publicado por la agencia internacional de noticias AFP, algunos de los riesgos de invertir en NFT es que hasta el día de hoy la operación técnica es poco comprendida. Por ejemplo, para cada interacción con la cadena de bloques es necesario pagar para que las transacciones sean verificadas.

En resumidas cuentas el sistema informático que se requiere para que puedan comprobarse los certificados de validez de las propiedades hace difícil la entrada para nuevos inversionistas. 

Lo cierto es que los NFTs han emergido en esta compleja realidad de las divisas electrónicas como una nueva alternativa en el campo de la especulación financiera. También es cierto que estos “tokens” se presentan como una nueva vía de ingresos para los creadores de contenido digital. Como sucede con la mayoría de las innovaciones tecnológicas y, particularmente con las que revolucionan los mercados, éstas sólo pueden valorarse moralmente a partir de sus usos. Como menciona el periodista Eugenio Gomez Alatorre para El Financiero, no hay bondad ni maldad intrínseca en los NFTs. Y tú ¿crees que los NFT modificarán para siempre el mundo del arte y el coleccionismo? ¿te interesaría adquirir un certificado de este tipo? ¿Consideras que un archivo digital puede ser realmente único?


“Deustsche Welle subasta NFT para apoyar la libertad de prensa”, DW,
El nuevo mercado de los NFTs, El Financiero
¿Qué son los NFTs y cuáles son sus riesgos?, El Espectador,
“Feliz navidad”: el primer SMS de la historia se subasta como NFT, La Vanguardia

¡Sigue leyendo!


Atrás

Suscríbete a nuestro newsletter

y no te pierdas nuestras últimas actualizaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *